300 sancionados dejó la ley seca y el toque de queda, medidas impuestas por la alcaldesa Claudia López durante la final de Santa Fe y América.

La afición de los hinchas los llevó a las calles de la capital del país incumpliendo las medidas sanitarias.

El balance entregado por el Gobierno Distrital indica que, a comparación de otras finales deportivas, esta fue pacífica.

Publicidad

Por las aglomeraciones registradas, la preocupación en el marco de la pandemia aumentó debido a la ocupación de camas UCI sobre el 70 %.

Una persona quemada con pólvora y 10 intoxicados por el consumo de alcohol adulterado hacen parte del balance.