La Fiscalía General de la Nación, en audiencias públicas realizadas en el Complejo Judicial de Paloquemao, imputo a los patrulleros José Luis Santafé Jiménez y Jhon Olfan Rey Ochoa, por los delitos de concusión y prevaricato por omisión.

Los elementos probatorios recopilados indicaron que el 14 de febrero de 2020, los dos uniformados, al parecer, pidieron dinero al dueño de un establecimiento comercial ubicado en el sector de Galerías, en el centro de Bogotá, para frenar una medida de sellamiento relacionada con el supuesto incumplimiento de la documentación y los requisitos legales para el funcionamiento.

Inicialmente, los uniformados habrían exigido $500.000; sin embargo, está documentado que recibieron $150.000 y quedaron en pasar nuevamente para recibir el excedente.

Por estos hechos y en atención a la solicitud de un fiscal de la Unidad de Administración Pública de Bogotá, el juez de control de garantías impuso a los procesados medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.

Las investigaciones tratan de establecer si los dos policías, adscritos al CAI Galerías, estarían involucrados en exigencias de dinero a otros comerciantes del sector para evitar procedimientos en su contra.