Regresó el Madrugón a San Victorino en el centro de Bogotá, pero también las aglomeraciones. Durante toda la mañana, las personas no han respetado el distanciamiento social ni las normas de autocuidado.

En imágenes quedó registrado el gran número de vendedores y compradores que desde las las 5 de la mañana y hasta las 10 de la mañana se reunieron en esta zona.

Sin embargo, dentro del Gran San sí se están cumpliendo los protocolos.

«Nosotros como vendedores informales también pedimos que el comercio mayorista nos entienda a nosotros y nos dejen trabajar. Nosotros llegamos como ellos a las 5 de la mañana, pero no nos dejan ubicar, únicamente después de las 9 de la mañana y no me parece justo», dijo una de las vendedoras de este sector.

Otros ciudadanos han dicho que no han recibido ayudas del Ipes y no los han organizado.