El relleno Doña Juana sigue en alerta, esta vez por la disposición de residuos mixtos, es decir la basura mezclada con escombros que hasta hoy no tenía ningún manejo técnico ni del Distrito ni del operador CGR.

Esta tarde y para evitar una emergencia ambiental, la Unidad de Servicios Públicos celebró un convenio interadministrativo con Aguas de Bogotá, empresa pública creada en la administración de Gustavo Petro, para tratar estos desechos por los próximos seis meses.

Son 10 mil toneladas de residuos, que podrían cubrir 10 veces el estadio El Campín, las que están pendientes de tratamiento y separación. El valor de contrato supera los 1.700 millones de pesos.