El campamento para los venezolanos ubicado en la localidad de Teusaquillo tiene los días contados. El 15 de enero el Distrito desmontará las carpas en las que hoy pasan la noche 143 ciudadanos del vecino país.

Pese a las ayudas de la Alcaldía, algunos de los migrantes aseguran no tener plan B tras el desmonte del albergue.

Lo cierto, es que el operativo es improrrogable, incluso, los venezolanos firmaron una carta el 13 de noviembre en la que se comprometieron a abandonar el lugar a mediados de enero, no obstante, el Distrito ofrecerá ayudas focalizadas para familias con menores y mujeres gestantes.

En su pico más alto el campamento tuvo 585 personas, de las cuales 100 se devolvieron a su país de origen y 25 fueron expulsados por malos comportamientos.