La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, entregó un balance sobre la jornada del 21E en la que estudiantes, líderes sindicales, indígenas, madres gestoras de paz y ciudadanos salieron este martes a marchar en contra del asesinato de líderes sociales; las chuzadas a periodistas y políticos; las amenazas de las llamadas Águilas Negras a mandatarios y comunicadores, y por las peticiones del Comité Nacional del Paro.

López explico que de las 20 marchas que salieron desde diferentes puntos de la capital, 16 se hicieron de manera pacífica o se lograron disolver mediante el diálogo, mientras que en cuatro, [Suba, las Américas, Caracas con 72 y carrera Séptima con calle 13], sí tuvo que intervenir la fuerza disponible y el Esmad.

“Lo que la gente vio mayoritariamente fue la aplicación de los protocolos de derechos humanos establecidos por la Alcaldía […] Yo recibí una Alcaldía en la que la protesta social se manejó con militarización y muertos como Dilan”, indicó.

Asimismo, aseguró que en esta jornada hubo encapuchados infiltrados.

“Evidentemente hubo infiltrados, encapuchados agrediendo”, sostuvo, al confirmar que tres personas fueron capturadas y serán judicializadas en las URIS respectivas e investigadas para saber a qué grupos delincuenciales pertenecen.

El número de heridos, según la mandataria, fue de ocho, y el de personas trasladadas a centros de protección, aplicando las normas del Código de Policía, de 86.

“Ninguno de gravedad, de los ocho solamente tres atendidos en centro hospitalario, un policía y dos civiles”, agregó.

Publicidad

Destacando el “reconocimiento a la protesta social” que se evidenció hoy, la burgomaestre agradeció a la Policía Nacional por la aplicación del protocolo anunciado hace algunos días, rechazando el ataque que recibieron uniformados por encapuchados en Suba durante la mañana.

Finalmente, la alcaldesa, sobre Transmilenio, informó que 37 buses fueron vandalizados, de los cuales 21 son zonales y 16 de tránsito en troncales.