El Concejo de Bogotá está reacio a aprobar los recursos por 1.1 billones de pesos para cubrir el déficit de TransMilenio. Aseguran que el ultimátum del Distrito sobre la parálisis en la operación es un chantaje para presionar a la corporación.

Aunque para este martes se tenía prevista la votación del plan de rescate social por 1.8 billones, no hubo decisión, por más de 10 horas la discusión se centró en TransMilenio y los recursos solicitados por el Distrito para evitar su parálisis.

“La alcaldesa nos están chantajeando, diciendo que si no aprobamos los recursos se va a cerrar TransMilenio, el Concejo no puede ceder a esas presiones”, advirtió el concejal Carlos Carrillo.

 

Le puede interesar: Inicia la distribución de las 3,5 millones de vacunas de Moderna donadas por Estados Unidos

 

“Por qué hasta ahora la Alcaldía nos viene a decir que TransMilenio tiene plata para operar hasta agosto”, se preguntó el concejal Carlos Galán.

Pese a las críticas, la administración insistió en la urgencia de aprobar los recursos, pues solo quedan $153 mil millones para cubrir la operación hasta la última semana de agosto.

“La situación es muy difícil y estamos en riesgo de parar, si el Concejo no aprueba los recursos no tenemos cómo seguir costeando la operación”, aseguró Felipe Ramírez, gerente del sistema.

 

Vea también: Bogotá se quedó sin vacunas para primeras dosis contra el COVID-19

 

La crítica de los concejales radica en que el proyecto se presentó como un plan de rescate social, pero más del 60 % de los recursos son para salvar el sistema TransMilenio y cubrir parte del déficit generado por la pandemia que asciende a $2.4 billones.

Mientras se discutían los millonarios recursos para TransMilenio, a las afueras del Concejo protestaron los dueños de buses del SITP provisional quienes tendrán que salir de circulación en diciembre de este año.