Debido al fuerte aguacero que se registró en varios sectores de la capital del país, el Hospital de Kennedy se vio gravemente afectado al interior de sus instalaciones.

En las imágenes que circulan en redes sociales se observa al personal médico intentando reacomodar a los pacientes que intentaban resguardarse de los chorros de agua que caía del techo.

Por su parte, el secretario de Salud de Bogotá, Alejandro Gómez, ofreció excusas por lo ocurrido y aseguró que la emergencia ya fue superada.