La Alcaldía Local de Bosa informó que en un operativo, realizado junto con la Policía Nacional y la Secretaría de Salud en diversos establecimientos de fábrica y comercialización ilegal de alimentos cárnicos, se logró evitar que cuatro toneladas de carne en descomposición llegaran a los hogares de esta localidad en Navidad y Año Nuevo.

“Logramos evitar que cuatro toneladas de diferentes tipos de carnes en alto grado de descomposición fueran comercializadas para el consumo humano”, explicó la alcaldía.

El alcalde local, Javier Alba, dijo que la modalidad mediante la que operaba este grupo de personas era ir a varios establecimientos y recoger las sobras y elementos en descomposición.

“Los traen acá, los procesan y además, les aplican unos químicos para que visualmente se vean bien, para proceder a repartirlos en salsamentarias”, indicó.

Asimismo, cuestionó las condiciones de sanidad y los olores nauseabundos.

“No puedo creer cómo se hace negocio con este tipo de elementos”, agregó.

Durante este procedimiento fueron capturadas cuatro personas.

Publicidad