Calles con poca gente, articulados con estaciones casi solas y ciclovías permanentes para evitar las multitudes en TransMilenio, ese es el panorama que se vive este martes en la capital del país, gracias a que los bogotanos están atendiendo las recomendaciones impartidas por las autoridades de salud.

Los vendedores ambulantes aseguran que se ven afectados y que sus ventas se han bajado significativamente.

Los ciudadanos esperan que con las medidas adoptadas se pueda controlar la propagación del virus y piden a otras personas no acaparar productos de primera necesidad, para no provocar desabastecimiento.

Vea la nota completa en video