En la tarde de este miércoles, en medio de una nueva pista, las autoridades acudieron a buscar a la pequeña Sara Sofía en un canal de aguas negras en el barrio El Tintal, localidad de Kennedy.

Luego de varias horas de trabajo lograron descartar que los restos hallados pertenecen a la menor.

Las unidades del laboratorio móvil de criminalística de la Policía llegaron al canal donde la comunidad había reportado el hallazgo de unos restos óseos que supuestamente eran de un menor de edad.

Publicidad

El pasado 19 de marzo un juez envió a la cárcel a la mamá y al padrastro de la pequeña de 23 meses de nacida, por su desaparición.

Según la mamá de la menor identificada como Carolina Galván y su padrastro Nilson Díaz, la niña “murió y la arrojaron” al río Tunjuelito, ubicado al sur de Bogotá.

El rastro de la infante se perdió el pasado 15 de enero del presente año y lo último que se sabe es que no fue arrojada al río Tunjuelito, según las evidencias obtenidas por la Fiscalía.

El ente investigador desmintió la afirmación hecha por la pareja, a quien se le cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario, por falta de evidencia tras no encontrar el cuerpo de la pequeña.

Pese a que la defensa de Galván y Díaz apelaron a la decisión, un juez de garantías los envió a prisión por el delito de desaparición de la pequeña.