La Alcaldía local de Chapinero sorprendió a más de treinta personas en una fiesta clandestina en la calle 83 con 14, zona rosa de Bogotá.

Los ciudadanos estaban bailando, consumiendo licor e incumpliendo todas las medidas de bioseguridad en plena tercera ola de la pandemia.

Al percatarse de la presencia de los gestores de seguridad y convivencia, varios de los participantes se escaparon del lugar. La multa por violación a medida sanitaria asciende a $936.320.

La Policía de la localidad realizó el sellamiento y suspensión temporal de la actividad económica del establecimiento.

El alcalde local, Oscar Ramos, insistió en la necesidad de reforzar el auto cuidado y evitar reuniones y fiestas en sitio cerrados pocos ventilados que se convierten en foco de contagio.

Si bien Bogotá no está en cuarentena, sigue vigente el toque de queda nocturno, la ley seca y están prohibidas las fiestas por el riesgo que representan.

En lo corrido de la pandemia la Alcaldía Local de Chapinero ha encontrado más de 100 fiestas ilegales.