Después de casi tres meses el Invima autorizó el inicio de pruebas clínicas de los ventiladores desarrollados por la Universidad de La Sabana, además 19 instituciones de salud recibirán los ventiladores donados por el Gobierno nacional.

Una vez superada esta etapa se iniciará a la segunda fase de pruebas clínicas con un grupo más grande de pacientes, al llegar a este momento se evaluará si presentan efectos secundarios por el uso del ventilador.

El objetivo principal de la producción en serie de este dispositivo es poder suplir la posible carencia de ventiladores en la atención de la contingencia que vive el país y de esta forma desarrollar una alternativa de bajo costo y rápida fabricación que sirva a los pacientes y logre contribuir a salvar el mayor número de vidas.

VEA MÁS INFORMACIÓN EN EL VIDEO