Heliverto Munar, de 42 años de edad, era auxiliar de enfermería del Hospital de Engativá, y después de luchar seis días contra la COVID-19 en una Unidad de Cuidados Intensivos, perdió la vida.

Según compañeros, Heliverto se contagió en medio de sus labores diarias, pues atendía pacientes positivos para coronavirus.

«Heliverto es un gran amigo, un gran hermano que siempre lo dio todo, que no le importó recibir nada a cambio por quitar el dolor o salvar la vida de una persona», expresó Juan Camilo Frade, uno de sus compañeros.

Trabajó durante 20 años en el sector de la salud y en los últimos meses quiso aportar con su ayuda a la crisis sanitaria por la pandemia. Su cuerpo fue retirado por sus compañeros en medio de aplausos y agradecimientos.

«Les hago una invitación a que protejamos a todo el personal de la salud cumpliendo las medidas, extremando nuestros cuidados. La pandemia no es un juego», dijo Frade.