En medio de la crisis económica, los bares en Bogotá han decidido adaptar sus negocios y ahora funcionan como plazas de mercado y tiendas de barrio.

En la capital del país ya son 11 mil los bares que se han declarado en bancarrota.

A pesar de tomar estas medidas, los comerciantes afirman que las ventas que han logrado no alcanzan ni el 15 % de lo que antes ganaban, pero la necesidad los ha obligado a reinventarse.

En medio de las millonarias pérdidas unos se han declarado en quiebra, pero otros se han adaptado a entregas a domicilio, venta de víveres y productos de plaza.

Vea la nota completa en video