La Secretaría de Salud confirmó que ya tramitó la autorización ante el Ministerio de Salud para disponer en bóveda o bajo tierra los muertos por COVID-19 ante un eventual colapso en los hornos crematorios.

Bogotá suma más de 2.700 muertos por coronavirus, el aumento diario de cuerpos obligó a la capital a habilitar la capacidad máxima para la disposición final, usando la totalidad de hornos crematorios, es decir, 13, contando los públicos y privados.

Preferiblemente los cuerpos se deben cremar y hoy tenemos la capacidad para disponer de esta manera 263 diarios, la inhumación la estamos considerando como una alternativa más, hasta el momento hemos enterrado unos 50 cuerpos, no en fosas, son entierros individuales” aseguró Alejandro Gómez, secretario de Salud.

La capital cuenta con tres contenedores refrigerados cada uno con capacidad para almacenar provisionalmente 60 cuerpos, que aguardan su turno, para ser cremados.