Londres, París, Bogotá y Hong Kong están incluidas entre las ciudades «más aptas para caminar» del mundo, según un estudio difundido este jueves.

El documento, elaborado por el Instituto de Políticas de Transportes y Desarrollo (ITDP), con sede en Nueva York, revela que la capital británica supera en el ranking a casi un millar de ciudades de todo el globo.

A la hora de elaborar el estudio, el citado centro ha tenido en cuenta tres parámetros: la proximidad de los ciudadanos con los espacios sin vehículos (como parques o calles peatonales); la cercanía con colegios y centros de atención sanitaria y la duración de los desplazamientos.

Para el ITDP, hacer que las ciudades sean propicias para poder caminar es un aspecto vital para mejorar la salud, recortar las emisiones de dióxido de carbono derivadas del transporte y construir economías y comunidades locales más fuertes.

Vea también: Primera dama hace llamado a sus homólogas en pro del acceso universal a servicios de salud

Sin embargo, su estudio observa que en general muy pocas ciudades conceden prioridad a los peatones sobre los coches.

Publicidad

En cuanto al primer parámetro, «cercanía con espacios sin coches» -considerando tramos de 100 metros-, el Instituto resalta que potencia la salud, impulsa las conexiones vecinales e incrementa la seguridad peatonal.

En este sentido, Hong Kong quedó en primer lugar, seguida de Moscú, París, Bogotá y Londres.

Ateniendo a la proporción de individuos que viven a un kilómetro tanto de un centro sanitario y colegios, París quedó en primer lugar, seguido de Lima (Perú), Londres, Santiago de Chile y Bogotá.

En cuanto al tercer factor, el tamaño promedio de bloques de edificios -pues cuanto más pequeños resulta más fácil que los ciudadanos caminen directamente a sus destinos y tarden menos-, Khartoum (Sudán) fue la mejor situada, seguida de Bogotá, Lima, Karachi (Pakistán) y Tokio (Japón).

Conozca más: Londres eleva nivel de alerta y prohíbe reuniones en espacios cerrados por COVID-19

Contemplaron además evidencias que muestran que los lugares donde caminar es más fácil y seguro cuentan con varios beneficios: índices más bajos de polución aérea, menos población obesa, más tiempo de juego para los menores, menos muertes en carretera y mejor rendimiento de los negocios locales y menor desigualdad.

«A fin de proporcionar condiciones seguras para caminar, es esencial cambiar el equilibro del espacio en nuestras ciudades fuera de los coches», resaltó la responsable del informe, Heather Thompson.

Según el IDTP, esa necesidad es «particularmente urgente» con la pandemia, que está disuadiendo a las personas de andar y de emplear transporte público en favor de los vehículos privados.

Otras ciudades que quedaron en lugares altos del ranking en cuanto a cercanía con espacios libres de vehículos fueron Berlín y Barcelona, en Europa, Melburne y Sydney, en Australia, mientras que Washington figuró en el puesto 25 del mundo.

Sobre su proximidad con centros de asistencia sanitaria y colegios, Katmandú (Nepal) y Atenas (Grecia) también puntuaron bien mientras que Toronto (Canadá) quedó en el lugar 35 y Nueva York, 50.