Tras la reapertura económica en Bogotá, volvieron los trancones y con ellos la contaminación que ha venido aumentando en los últimos días.

Para medir con más precisión la calidad del aire que estamos respirando los bogotanos, hoy la capital estrenó tres nuevas estaciones de monitoreo en Bosa, Usme y Puente Aranda.

Con la nueva adquisición Bogotá pasará de tener 13 a 16 estaciones y la idea es completar 20 en los próximos meses.

Y es que las cifras son alarmantes, más de 2 mil personas mueren al año por causas relacionadas con la contaminación.

La meta de esta administración es reducir en un 10 % la contaminación para lo cual se tienen cerca de 30.000 millones de pesos en el cuatrienio.