Pese a los confinamientos y el teletrabajo, en 2020 siguió habiendo ciudades congestionadas por el tráfico y la capital de Colombia, Bogotá, fue la número uno, con 133 horas pérdidas al año a causa de los “trancones”, lo que significa un 31 % menos que en 2019, según un estudio realizado por la compañía estadounidense INRIX.

La firma de análisis de datos para ayudar a resolver problemas de movilidad indica que a Bogotá le siguieron Bucarest (134 horas), Nueva York (100 horas), Moscú (100 horas) y Filadelfia (94 horas),en todos los casos con menos horas perdidas que en 2019.

Los datos corresponden a un estudio sobre el impacto de la covid-19 en el tráfico de vehículos en ciudades de 50 países del mundo durante 2020, que muestra que la distancia recorrida se redujo y el número de accidentes también, aunque fueron más letales debido en gran manera a que aumentó la velocidad de circulación.

En la lista de las 25 ciudades más congestionadas hay otras cuatro latinoamericanas y dos de ellas son colombianas: Quito (87 horas perdidas), Cali (Colombia, 81 horas), Medellín (Colombia, 62 horas) y Sao Paulo (52 horas).

Ninguna ciudad española está entre las 25 más congestionadas de las más de mil urbes incluidas en el estudio. Tampoco hay ninguna en la lista de 25 ciudades europeas más congestionadas.

En Madrid solo se perdieron 18 horas por congestión vial, lo que significa 53 horas menos que en 2019 y el número de colisiones de vehículos se redujo un 64 %.

Unas calles y carreteras menos congestionadas produjeron no solo un ahorro de tiempo sino de dinero para los conductores, que en el caso de Estados Unidos llegó a los 890 millones de dólares.

El número de accidentes se redujo en un 41 % en España, un 31 % en Estados Unidos, un 21 % en el Reino Unido y Canadá y un 11 % en Alemania, de acuerdo con el estudio.