La ciudad actualizó el inventario de emisiones contaminantes atmosféricos a 2020, este mostró una reducción de las emisiones totales de material particulado (PM) 2.5 en un 26 % en comparación con el informe del 2018, pasando de emitir 1846 a 1798 toneladas (t) de PM, respectivamente.

“La buena noticia: las emisiones en Bogotá se redujeron en un 26 %, que se debe principalmente al cambio de tecnologías en el sistema integrado de transporte, también a los efectos de la pandemia y a ciertos cambios metodológicos que nos permiten usar mejor los factores de emisión con los que se calcula”, aseguró la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Esta reducción es resultado de la renovación de la flota del transporte de pasajeros, la paulatina reducción de los vehículos del SITP Provisional, la modernización de las fuentes fijas (industrias) que dejaron de utilizar combustibles fósiles y líquidos a gas natural y al cambio de metodología para el cálculo de algunos de los sectores.

Lea también: Detenida la “Reina de Ronda” cuando recibía 11 kilos de cocaína

La renovación del transporte público fue uno de los factores destacados dentro de la disminución de emisiones: mientras este sistema en 2018 emitía 218 toneladas de material particulado, en 2020 bajó a 137 t, lo que significa que redujo sus emisiones en un 37 %, cifra que está relacionada con la finalización de la implementación del SITP y lo procesos de renovación tecnológica de la flota.

“Después de muchísimos años, por fin lograron sacar esos buses más viejos del sistema provisional que más estaban contaminando dentro del transporte público. Pero, además, estamos trabajando con toda la ciudadanía invitándoles a que escojan mejores formas de transportarse. Dentro del sector transporte el SITP contribuye con el 8 % de las emisiones en Bogotá, antes (inventario 2018) contribuía con más del 12 %”, indicó la secretaria Urrutia.