En una operación desplegada por el Gaula de la Policía de Bogotá, fue desarticulada la banda ‘La Pola’, conformada por tres mujeres y dos hombres, dos de ellos que actualmente pagan condenas en prisión.

La organización delincuencial se dedicaba a extorsionar a los ciudadanos mediante llamadas telefónicas, obligándolos a pagar millonarias de sumas de dinero, que oscilaban entre los 4 y 5 millones de pesos.

Uno de los hombres, dentro del centro de reclusión ubicado en el municipio de Guaduas, Cundinamarca, realizaba las llamadas y haciéndose pasar como funcionario de la Policía, afirmaba haber capturado a algún familiar de la víctima, generalmente a un sobrino y argumentando que, de no consignar la cantidad exigida, procederían a la supuesta judicialización.

Las otras cuatro personas, entre ellas una mujer con prisión domiciliaria, se encargaban de recibir el dinero que les consignaban las víctimas.

Así mismo, instrumentalizaban a otras personas para que prestaran sus datos personales y así cobrar las extorsiones, sin levantar sospechas de las empresas de giros, ni de las autoridades.

Con esta modalidad, habrían logrado engañar y extorsionar al menos a 38 ciudadanos en todo el país, logrando hurtarles más de 250 millones de pesos.

Sin embargo, no se descarta que la cifra pueda ser mayor, pues se presume que otras personas también fueron extorsionadas y no han denunciado.

Los capturados fueron puestos a disposición de las autoridades competentes, por los delitos de extorsión agravada y concierto para delinquir.