La Policía Metropolitana de Bogotá logró poner tras las rejas a cuatro personas y aprehender a un menor de edad, dedicados al expendio de estupefacientes en entornos escolares y parques de la localidad de Tunjuelito.

De acuerdo a las denuncias y a los seguimientos, estos sujetos se ubicaban en puntos estratégicos, a la hora del ingreso y salida de clases, con el propósito de atraer a los adolescentes y de vincularlos en el mundo de las drogas, para posteriormente instrumentalizarlos en el expendio, especialmente de marihuana y el denominado popper, que es fabricado con la mezcla de sustancias químicas.

Por la venta de estos alucinógenos, obtenían ganancias que oscilaban entre los 150.000 pesos diarios, pues además las vendían bajo la modalidad de domicilio, también utilizando menores de edad.

Los adolescentes que se rehusaban a participar en estas actividades ilícitas, eran agredidos e intimidados.

En los allanamientos, les fueron incautados 300 gramos de alucinógenos, más de 500.000 pesos en efectivo y grameras que utilizaban para dosificar la droga.