La Policía de Bogotá capturó en flagrancia a cuatro sujetos, que conformaban la banda “Los Cacos” en momentos en que emprendían la huida, luego de hurtar $1’700.000, en una sucursal de una reconocida empresa de giros y mensajería, en la localidad de Puente Aranda.

A esta estructura criminal, los investigadores venían siguiéndoles la pista, tras una minuciosa investigación que les permitió identificar a cada uno de los integrantes y mediante interceptaciones telefónicas, obtener información sobre el asalto que pretendían cometer y de esta manera capturarlos.

Asimismo, mediante la información recopilada de otro atraco que perpetraron en el sector de Normandía en la localidad de Engativá, donde se llevaron $4’500.000.

De acuerdo a los seguimientos, estarían inmersos en al menos cinco asaltos a este tipo de establecimientos, donde generalmente utilizaban armas de fuego y armas blancas para reducir a los empleados y clientes, así como también, para generar temor y facilitar su huida en motocicletas a las cuales, les modificaban las placas con cinta negra para evitar que los identificaran.

El líder de la estructura era conocido como El Caco, un peligroso delincuente que tiene varios ingresos a la cárcel, por delitos de hurto, porte de estupefacientes y porte de armas de fuego.

Otro de los capturados, a pesar de no tener antecedentes, llamó la atención de las autoridades pues ejercía la profesión de enfermería y la utilizaba como fachada, para trasportar las armas, incluso en el transporte público, evitando levantar sospechas.

Durante las capturas, la Policía recuperó el dinero que acababan de hurtarse, les incautó dos armas de fuego tipo revolver y dos motocicletas que tenían las placas modificadas.