Tras una ardua investigación adelantada por la Sijín de la Policía Metropolitana de Bogotá, quedó al descubierto la banda delincuencial ‘’Gorgona’’, conformada por nueve personas, que tenía como centro de operación y acopio, al menos siete inmuebles en las localidades de Engativá, Kennedy y el municipio de Soacha, afectando el entorno de colegios y parques con la venta de alucinógenos.

Su especialidad era la distribución de la droga a reclusos de Bogotá, cinco mujeres que hacian parte de la organización evadían los controles carcelarios y lograban hacerse pasar como familiares de los detenidos, llevando al interior de sus partes intimas los estupefacientes para ingresarlos a estos centros carcelarios.

De acuerdo a información de los investigadores, la banda delincuencial vendía aproximadamente un kilo de marihuana y bazuco diariamente, pues llevaban los alucinógenos a domicilio, recibiendo los pedidos a través de llamadas telefónicas.

En la desarticulación de la estructura se efectuaron cuatro capturas en flagrancia y cinco por orden judicial. Se llevaron a cabo siete allanamientos, donde se logró incautar cerca de un kilo de marihuana que estaba lista para ser distribuida.

A los nueve capturados le fueron imputados los delitos de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes en concierto para delinquir y fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario.