Caótico fue el regreso a casa para miles de bogotanos; caminar fue la única opción para la mayoría. 

El más reciente balance de las autoridades da cuenta de 80 vehículos vandalizados, cuatro personas heridas y una captura en Bogotá.

Al final de la tarde se reactivaron las marchas de los conductores, lo que generó bloqueos en el Portal Américas. Transmilenio que fue el único medio de transporte en servicio quedó paralizado. 

El secretario de Movilidad Juan Pablo Bocarejo, aseguró que la protesta es especialmente de conductores de transporte intermunicipal.

El funcionario también indicó que la falta de transporte intermunicipal, sobre todo en Soacha, complicó la movilidad.

En el norte el panorama no era diferente, cerca de 30 conductores bloquearon la Avenida Circunvalar con calle 84 y el ascenso a La Calera. 

Durante el día no hubo buses intermunicipales ni urbanos en Bogotá ni en municipios vecinos y el servicio no se restableció en horas de la tarde como lo esperaban los usuarios. 

Publicidad

Los promotores del paro aún no definen si mañana continuará el cese de actividades, lo cierto es que el Distrito hará una propuesta para que solucionar la suspensión de licencias. 

El anuncio del paro transportador tomó fuerza este fin de semana cuando unos sectores del gremio hicieron el anuncio a través de unos audios de WhatsApp intimidando al transporte particular y público que saliera a prestar el servicio.

La protesta es desarrollada por un grupo de conductores que rechazan la medida que determina la suspensión de licencias de conducción por dos comparendos acumulados en el término de 6 meses. Hay que precisar que dicha medida está vigente desde el año 2002 en el Código Nacional de Tránsito.

Al respecto, Bocarejo indicó que se viene aplicando el Código de Tránsito que plantea que si se tiene dos infracciones en un periodo de seis meses, se le suspende la licencia, por lo que confirmó que “en lo corrido del año 30.000 licencias han sido suspendidas”.

Por último, cerca de 100 manifestantes protagonizaron bloqueos y enfrentamientos con el Esmad de la Policía a la afueras de la Universidad Distrital, ubicada en la carrera Séptima con calle 40, en Bogotá.