Lentamente regresa a la normalidad el transporte público por las principales vías de Bogotá tras las marchas que adelantaron cientos de mujeres para protestar en contra de los feminicidios, los abusos y la violencia de la que han sido víctimas, y que sigue en aumento.

El destino de las marchas fue la carrera 30 con calle 19, progresivamente y de manera muy lenta se va retomando la operación al sistema de transporte Transmilenio, luego de que varias manifestantes se movilizaran por el carril exclusivo impidiendo el normal tránsito de los buses.

Frente a el tráfico mixto, sobre las 9 de la noche se observaba mucho más fluido y normalizado, mientras algunas mujeres continuaban protestando en el punto de concentración de las marchas, que convocaron a más de 3.000 marchantes.

En el noroccidente de Bogotá también se reportaron dificultades en el transporte que se ha venido solucionando con el paso de la noche.

En la carrera 30 entre las 8 y 9 de la noche solamente pasaron 4 articulados de Transmilenio, sin embargo la complicación más grande se vivió entre las 6 de la tarde y las 8 de la noche, horas en las que miles y miles de personas tuvieron que caminar desde la calle 80, porque estaba totalmente suspendido el transporte hasta la estación Ricaurte en la calle 13 con carrera 30

Algunas personas tuvieron que caminar durante más de 2 horas para llegar a sus casas, incluso muchos tuvieron que montarse en volquetas para avanzar en su camino.