Las autoridades lograron la captura y judicialización a alias ‘Alfredito’ y ‘El Capi’, sindicados de participar en el homicidio de un hombre en la localidad de Kennedy, quien fue hallado muerto y envuelto en bolsas en inmediaciones del barrio Las Palmeras.

La captura de estas personas de nacionalidad extranjera se logró después de un trabajo interinstitucional, en el cual se habría logrado identificar un inmueble ubicado en el sur de la ciudad, en donde eran llevadas las personas para ser torturas y asesinadas mediante el uso de extrema violencia.

Lea también: Detenidos dos colombianos por introducir 6 kilos de cocaína en Rumanía

De acuerdo con la información recolectada por la Policía judicial, las ordenes de muerte serían entregadas por personas que integrarían la denominada estructura delincuencial ‘El Tren de Aragua’, la cual estaría buscando generar zozobra y pánico entre algunos residentes de la capital en lo que sería una confrontación territorial.

Uno de los hechos de mayor impacto entre la comunidad ocurrió el pasado 18 de abril, cuando las autoridades le realizaron la inspección a un cuerpo que mostraba evidencias de una violencia desmedida, además una de las pistas indicaría que había sido abandonado en la vía pública en un vehículo de transporte informal.

Lea también: No hay disponibilidad de vacunas de Sinovac contra Covid-19 en Bogotá

Asimismo, una versión recolectada por los investigadores daría cuenta que, una vez cometido el crimen, los implicados habrían realizado una especie de celebración en establecimientos de diversión de los alrededores de donde fue hallado el cuerpo.

Lo anterior, fue documentado en una investigación de alto nivel en el que los uniformados habrían constatado que los últimos instantes de la vida de la víctima fueron grabados por los capturados, quienes utilizarían este mecanismo para generar una especie de ‘garantía’ en la acción delincuencial encomendada.

Con esta información los sindicados fueron capturados y presentados ante un juez de control de garantías, quien los cobijó con medida de aseguramiento por los delitos de homicidio agravado y tortura.