En un operativo conjunto realizado en el barrio Chapinero de Bogotá por funcionarios de la Fiscalía General de la Nación y uniformados del Ejército Nacional, se logró la ubicación y captura del ciudadano israelí Gabriel Kenigsberger.

Este deberá cumplir la condena de 26 años de prisión por hechos relacionados con su pertenencia a redes de narcotráfico.

El hombre fue sentenciado en octubre pasado por el Juzgado Cuarto Especializado de Bogotá, como responsable de los delitos de concierto para delinquir agravado; tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; y lavado de activos agravado.

Aún se investiga su posible participación en explotación sexual de menores con la promoción de planes turísticos sexuales que incluían adolescentes.

El capturado sería uno de los cabecillas de una organización internacional que tendría vínculos con la mafia japonesa Yakuza y Jerusalén de Israel.

Publicidad

Asimismo, fungiría como enlace con el grupo organizado delincuencial La Oficina que tiene injerencia en Colombia.

El ciudadano israelí reside desde hace dos décadas en Colombia y contaba con cédula de extranjería, lo que le permitía recorrer el país para coordinar el envío de cocaína desde puertos de la Costa Atlántica hasta el viejo continente.