Los uniformados adscritos a la localidad de Suba, ya venían siguiéndole los pasos a tres mujeres y un hombre, quienes fingiendo ser clientes de supermercados y establecimientos de pequeña y mediana superficie, se habían dedicado a cometer hurtos.

Estas personas sustraían elementos de la canasta familiar, utilizando bolsos y sus mismas prendas de vestir para ocultarlos y evitar que fueran descubiertos por los empleados de los establecimientos.

Las cuatro personas capturadas tienen múltiples anotaciones por delitos como hurto.

Además, una de las mujeres tiene una medida de aseguramiento de casa por cárcel y el hombre, presenta una orden de captura vigente.

Con los seguimientos adelantados por la Policía, el trabajo de investigación y las denuncias de los afectados, fueron puestos a disposición de la justicia.

En los hechos por los que fueron capturados en flagrancia, los uniformados lograron recuperar la mercancía que pretendían hurtar, avaluada en más de 400 mil pesos.