La Fiscalía con apoyo del Cuerpo Técnico de Investigaciones, CTI, y de la Sijín de la Policía Metropolitana de Bogotá, logró la captura de los presuntos autores del homicidio de Lynda Michelle Amaya de 15 años.

Conozca más: Funcionarios de Alcaldía de Bucaramanga, “enfiestados” en pleno toque de queda y ley seca

Mediante orden judicial, durante un operativo en el barrio San Bernardo de Bogotá, tres hombres fueron detenidos, alias ‘Andrés’, alias ‘Chepe’ y alias ‘Juan Carlos’, los cuales serán procesados ante un juez de control de garantías por los delitos de tortura y homicidio agravado, por los hechos ocurridos el 30 de noviembre de 2020.

Por otra parte, se notificó también la captura de alias ‘Jackeline’ quien estaría relacionada con el crimen. Así mismo, fue capturado alias ‘Pirry’, jefe del grupo delincuencial ‘Tazmania’.

Foto Fiscalía: Alias “Jackeline”

El ente acusador estableció que ese día la menor salió de su casa en el barrio Prado Veraniego, abordó un vehículo de transporte público hasta el barrio San Bernardo, en la localidad de La Candelaria de Bogotá, donde al parecer el cabecilla de un grupo delictivo dedicado al tráfico de estupefacientes dio la orden para que hurtaran a la adolescente, a quien habrían atacado y golpeado.

Asimismo, se evidenció que la víctima fue herida en múltiples ocasiones con arma blanca y que cuando sus posibles agresores pensaron que estaba muerta la metieron entre bolsas negras y al parecer, desde el tercer piso de una vivienda, la arrojaron a la casa de enseguida, que está en proceso de demolición.

Vea también: Medellín: capturan a alias ‘Duván’, uno de los sujetos más buscados con circular roja de la Interpol

Foto Fiscalía: Lugar donde fue arrojada la menor

Los investigadores determinaron que luego del ataque, los hombres consiguieron una carreta de reciclaje y llevaron el cadáver a unas cuatro cuadras de donde ocurrieron los hechos. Allí, dejaron las bolsas tapadas con cobijas, sobre las 11 de la noche.

El cuerpo de la menor fue encontrado el 1 de diciembre de 2020 y trasladado a Medicina Legal, donde entró como no identificada, ya que la adolescente nunca tuvo una tarjeta de identidad con la que se pudieran corroborar sus huellas.

Por otra parte, se conoció que la víctima tenía problemas mentales leves y problemas psicológicos y de comportamiento.