Tras la muerte de un niño de tres años de edad en Patio Bonito, Kennedy, la SIJIN de la Policía de Bogotá adelantó una investigación para desenmascarar a los responsables.

Los investigadores recopilaron entrevistas de vecinos, quienes afirmaron que escuchaban el maltrato al que era sometido el niño, principalmente por parte de su padrastro.

El sujeto no toleraba que el niño aún no aprendiera a ir solo al baño.

Inicialmente la madre trató de desviar la atención de la Policía, argumentando que dejaba a su hijo con una cuidadora y que sería ella la que le habría ocasionado las lesiones.

Sin embargo, con las pruebas recopiladas por los uniformados, durante la audiencia de imputación de los cargos, aceptaron su responsabilidad.

El niño estuvo sometido a fuertes golpes, lesiones y quemaduras provocadas por su padrastro y en consentimiento de su propia mamá.

La pareja acusada tiene otra pequeña hija de 11 meses, la cual fue rescatada por el grupo de Infancia y Adolescencia, donde le reestablecieron sus derechos y posteriormente quedó bajo la protección del ICBF.

Al padrastro del pequeño, le imputaron los delitos de homicidio agravado y maltrato infantil, mientras que la madre, deberá responder por favorecimiento al homicidio y maltrato infantil.