En una carta, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López le solicitó al presidente Iván Duque, que la reapertura del sector de la construcción y la manufactura no se haga de manera simultánea sino gradual para evitar el riesgo de contagio de COVID-19.

Según la alcaldesa, ante la negativa de una solicitud inicial que le hizo al jefe de Estado, para que la atendiera personalmente y explicarle por qué no se deberían reactivar los dos sectores este lunes, la mandataria vio necesario radicar la misiva.

Esto es lo que propone la mandataria: 

1- Durante las dos primeras semanas, a partir del próximo 27 de abril, se daría inicio a los tres protocolos de movilidad segura, salud pública y bioseguridad con los sectores de construcción y bicicletas.

Permitiendo que las empresas de este sector que cumplan con los tres protocolos puedan iniciar sus obras paulatinamente desde la primera semana.

2- De manera simultánea, en estas dos primeras semanas se establecerá de la mano con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y las empresas del sector manufacturero un plan de formulación e implementación de los tres protocolos de movilidad, salud pública y bioseguridad para estos trabajadores.

3- Durante la tercera y cuarta semana se hará una evaluación del impacto y cumplimiento de las empresas de la construcción. Si se encuentran resultados satisfactorios del sector de la construcción, se irá autorizando el ingreso de las empresas del sector manufacturero que cumplan con los tres protocolos.

“De las conversaciones con el señor ministro de Vivienda y el de Industria y Comercio se deriva que estiman en Bogotá la reactivación de no menos de 230.000 trabajadores en cada uno de esos sectores, para un total de 460.000 trabajadores, lo cual deriva en aproximadamente un millón de viajes adicionales por día en la ciudad».

López señaló que este número de viajes sin tener acordado una plan de movilidad segura, significaría incrementar el riesgo de contagio de trabajadores humildes.

También recordó que el sector de la construcción cuenta con un protocolo de bioseguridad expedido desde el 11 de abril, el cual aún falta por fortalecer.

Sin embargo, este plan de trabajo no ha empezado con la manufactura, por lo cual autorizar desde el lunes 27 de abril su reactivación es riesgoso.

La alcaldesa reiteró que “como el señor ministro y el presidente saben toda Colombia, incluida Bogotá, están bien por debajo de las estimaciones más conservadoras de necesidad de UCI para atender pacientes covid-19. Aún en ese escenario muy conservador, Bogotá debería tener al día 11 de Mayo 1.000 UCI y al 28 de Junio 2.000 UCI para atender covid-19, lo cual depende de que el Ministerio de Salud nos entregue los respiradores y equipos que está diligentemente comprando y el Gobierno Nacional le transfiera a la Secretaria de Salud del Distrito $368.888.163.012”.