Desde su reapertura en octubre, la Catedral de Sal de Zipaquirá ha recibido alrededor de 20.000 turistas, quienes son cuidado siguiendo todos los protocolos de bioseguridad.

La primera maravilla de Colombia cuenta con todos los requisitos avalados con el sello de bioseguridad Check in, promovido por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia y respaldado por la Organización Mundial del Turismo.

Extranjeros provenientes de países como Perú, EE.UU, República Dominicana, México, Brasil, Ecuador, Panamá, Rusia y Chile han disfrutado de este plan cerca a Bogotá.

Publicidad

Sin embargo, es importante mencionar que, debido a la actual situación por la pandemia, la Catedral de Sal de Zipaquirá está teniendo una ocupación del 30%.

Este es un requisito que deben garantizar para brindar una experiencia responsable y favorable para quienes la visitan.

Precisamente, los visitantes reciben recorridos más personalizados para evitar aglomeraciones y por supuesto generar confianza en cuanto a salubridad.

“Recuerden los esperamos con todas las medidas de bioseguridad para que vivan una mágica experiencia en nuestra catedral”, expresó Orlando Sotelo, gerente de la Catedral de Sal.

¿Cuáles son los protocolos?

Dentro de dichas medidas de bioseguridad se dispusieron espacios equipados para limpieza, higiene y desinfección de todas las áreas comunes.

Foto: cortesía

Así mismo, se dispone de personal calificado para prestar los primeros auxilios, y nuevos espacios para el esparcimiento que permita la libre circulación, contando con un aire limpio.

Si está interesado en asistir, recuerde que puede adquirir entradas a través del sitio web de la Catedral de Sal de Zipaquirá.