Cayó ‘Aldemar’, quien se había convertido en el terror de los habitantes en Villa Nidia, Usaquén. El sujeto comercializaba bazuco e intimidaba a los ciudadanos con armas de fuego y agresiones.

La denuncia de varias personas, cansadas de las amenazas y de los focos de inseguridad, llevó a los uniformados de la Seccional de Inteligencia y de la Policía Judicial a que efectuaran su captura.

Al hombre se le sindica la comisión de tres muertes violentas, asociadas a la venta de bazuco, además de continuas lesiones que les generaba a personas desconocidas que transitaban por el sector.

Durante la investigación, los uniformados corroboraron que ‘Aldemar’, de 23 años de edad, expendía las denominadas ‘bichas’ desde su lugar de residencia y en algunas ocasiones, utilizaba a los mismos consumidores para venderlas fuera de su territorio.

En el allanamiento, los investigadores encontraron 474 papeletas de bazuco, además de una granada, un revolver, una gramera y varios elementos utilizados para el procesamiento de la base de coca.

Este hombre tiene antecedentes por homicidio, tráfico, porte y expendio de estupefacientes, además del porte ilegal de armas de fuego.

‘Aldemar’ fue cobijado con medida de aseguramiento en un centro carcelario y deberá responder por los delitos de fabricación, tráfico y porte de armas de uso privativo de las Fuerzas Armadas, porte ilegal de armas de fuego y por porte de estupefacientes.