A pesar de que la Cancillería decidió cancelar el trámite presencial para expedir o renovar del pasaporte, miles de ciudadanos se quedaron esperando el turno en la mañana de este jueves.

La canciller Martha Lucía Ramírez optó por tomar esta decisión debido a las aglomeraciones y el desorden que causaban las inmensas filas de ciudadanos en la Oficina de Pasaportes, de la Calle 53 con Carrera 10.

En la noche del miércoles, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado diciendo que este viernes no se aceptaban filas en la sede habilitada. Pero esto no impidió que esta mañana muchos ciudadanos hicieran presencia en el lugar.

La decisión causo una gran molestia entre la multitud que allí se encontraba. Pues el desconocimiento de la decisión fue lo que generó el desorden y la protesta de los civiles.