Debido al retraso en la entrega de resultados de las pruebas COVID-19, donde se conoció que algunas entidades están tardando hasta 72 días para informar los contagios, la alcaldesa Claudia López se pronunció.

La mandataria de Bogotá hizo un llamado al Ministerio y a la Superintendencia de Salud para que «hagan funcionar a las EPS. ¡Con la salud no se juega! Una prueba que se demora 15 días es una tortura para la gente».

«La salud no es un negocio, es un deber, es un derecho y hay que prestarlo oportunamente. El retraso en pruebas que hay y por lo tanto en atención que pueda haber, lo está causando la demora de las EPS», dijo.

 

Publicidad