Desde muy temprano decenas de comerciantes de la localidad de Suba se tomaron la avenida principal, con gritos y pancartas afirmaron que están a punto de la quiebra debido a las medidas adoptadas por el Distrito para contener el virus.

Y en medio de un tenso diálogo con la alcaldía local, todos aseguraron que no cerrarán sus negocios aunque esto pueda traer consecuencias.

Deudas y recibos sin pagar serían la prueba clave de los comerciantes para, según ellos, mantenerse activos.

Publicidad

Entre tanto la alcaldía local adelantó que junto a la Secretaría de Gobierno buscan aliviar los arriendos de enero y febrero para los comerciantes.

La localidad de Suba cuenta con el 11.2 % del comercio de la ciudad.