No cayó bien entre los comerciantes de Corabastos el anuncio de un decreto que impone por tres meses, ley seca las 24 horas del día en la central de abastos más grande del país y en los barrios María Paz y El Amparo.

Según el Distrito, los altos índices de criminalidad en la localidad de Kennedy motivaron la decisión. Sólo entre enero y julio de este año, se presentaron 14 homicidios y 167 casos de lesiones personales.

Manifestaron los comerciantes que con esta medida, que según ellos no a sido socializada, más de 2000 familias resultarían gravemente afectadas.

Anunciaron que seguirán las protestas argumentando que en Corabastos se hace un consumo responsable de licor, por lo que irían a un paro indefinido.