El sondeo en el que participaron comercios de todos los tamaños: micro con menos de 10 empleados (41 %), pequeños (31 %), medianos (14 %) y grandes (14 %) reveló la crítica situación del sector en la ciudad tras casi 3 meses de aislamiento por COVID 19.

A la fecha el 72 % de los comercios en Bogotá permanecen cerrados al público y si bien el 60 % ha implementado nuevos canales de comercialización como ventas por redes sociales, páginas web o domicilios, lo cierto es que para la mayoría de los encuestados (84 %) las ventas por estos medios están por debajo del 25 %. En conclusión, las ventas para el 56 % de los empresarios han caído entre el 80 % y el 100 %, datos históricos sin comparativo.

Frente a este panorama el 28 % de los comerciantes asegura que es inevitable el cierre definitivo de sus negocios, y el 6 % se acogería a la ley de insolvencia. En este momento el 14 % de las empresas ha optado por suspender contratos laborales, 12 % eligió otorgar licencias no remuneradas, el 28 % ha implementado medidas de trabajo en casa y el 19 % ha enviado a sus empleados a vacaciones.

Sin embargo, si en los próximos días no se permite la reapertura de los establecimientos comerciales, la situación empeoraría, pues el 36 % optaría por suspender contratos o el 32 % reduciría salarios de sus empleados.

Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá, Cundinamarca, asegura que “de entrada las grandes pérdidas se dan en la generación de empleos y en la reducción de ingresos de los trabajadores, lo cual, en el corto y mediano plazo puede generar una contracción mucho mayor en el gasto de los hogares, agravando capacidad de poder adquisitivo, que tendrá repercusiones directas en las ventas de las empresas y por lo tanto una recuperación lenta de la economía. Hace mes y medio hicimos un sondeo y en ese momento el 24 % manifestaba su intención de cierre definitivo, hoy vemos que sube en 4 puntos porcentuales, lo que se traduce en un aumento del desempleo y daños difíciles de reparar en el tejido empresarial de la ciudad y por lo tanto del país”.

Según el sondeo, el 97 % de los negocios ha implementado protocolos de bioseguridad y el 87 % estaría en capacidad de iniciar labores de manera inmediata. “Nuestro llamado es y seguirá siendo la reapertura gradual del comercio con todas las medidas necesarias para evitar contagios. Es muy probable que no haya cura para el COVID-19 en el corto y mediano plazo, tenemos que aprender a vivir cuidándonos y cuidando a los demás, pero tenemos que retomar actividades diarias, sobre todo el trabajo que es indispensable para la supervivencia de las personas. Desde Fenalco reiteramos nuestra disponibilidad de acompañar estos procesos de reapertura”, enfatizó el líder gremial.