23 concejales de Bogotá le enviaron una carta a la Alcaldía y al Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) para que reconsideren su decisión y firmen de nuevo el contrato con los vendedores del Palacio del Colesterol.

El palacio, está ubicado en inmediaciones del estadio El Campín, es parada obligada para los aficionados del fútbol capitalino. Es considerado patrimonio cultural de la ciudad, 40 familias dependen de este negocio y no hay alternativas claras de reactivación.

 

Le puede interesar: Presupuesto del 2022, aprobado en primer debate en el Congreso

 

Según el Distrito, la desaparición del tradicional lugar, obedece a la renovación del escenario deportivo por una alianza público privada que empezará hasta 2023. Por ahora, no hay estudios, ni contrato firmado.