En una decisión histórica, el Concejo de Bogotá aprobó con 32 votos el proyecto de la concejal Andrea Padilla que busca desincentivar las corridas de toros en la capital.

La iniciativa prohíbe la muerte del animal, elimina el uso de instrumentos de tortura como banderillas, pica y estoque.

Además, reduce las fechas de la temporada de 8 a 4, y aumentan las obligaciones tributarias para los organizadores de la fiesta brava.

“La tarifa aplicable a los espectáculos taurinos aumentará del 10 % al 20 % sobre la base gravable correspondiente, ademas el organizador de cualquier evento taurino deberá reservar el 40 % del espacio de la publicidad del evento para informar del sufrimiento animal”, aseguró la concejal Andrea Padilla.

Todos los gastos de operación de los eventos taurinos, incluyendo el personal de Policía, deberán ser asumidos en su totalidad por los organizadores.