El Juzgado Noveno Penal del Circuito Especializado de Bogotá condenó a Fabián Andrés Garzón Hilarión a 43 años y 6 meses de prisión por su participación en la desaparición y muerte de tres adolescentes en la localidad de Usaquén, norte de la ciudad, en febrero de 2017.

El fallo declaró al procesado responsable de los delitos de desaparición forzada agravada, homicidio agravado; fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones agravado; y hurto calificado y agravado.

Adicionalmente, le impuso una multa de 7.999 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Los hechos que motivaron la sentencia ocurrieron el 22 de febrero de 2017, en el barrio San Cristóbal Norte.

Tres jóvenes se movilizaban en un vehículo y transportaban un mercado hacia el barrio Cerro Norte de la misma localidad.

Publicidad

Los testimonios recopilados dan cuenta de que fueron interceptados para robarles el automotor, retenidos en contra de su voluntad, asesinados y sus cuerpos abandonados en una zona boscosa.

Las verificaciones realizadas en su momento facilitaron la ubicación del automotor 10 días después de ser reportada la desaparición. El carro fue modificado en su apariencia y placa, y había sido vendido.

El 31 de octubre de 2019, la Fiscalía logró la judicialización de Garzón Hilarión. Desde entonces permanece privado de la libertad en centro carcelario.

El 14 de diciembre, durante la audiencia preparatoria, la Fiscalía solicitó variar el sentido de la diligencia para, en su lugar, verbalizar un preacuerdo al que se llegó con el acusado y su defensor.

En dicho preacuerdo, el acusado aceptó su responsabilidad, cuyo único beneficio era tasar la pena.