El Colegio Manuel Elkin Patarroyo rindió un sentido homenaje a Ivanna Salomé Rangel, la pequeña que murió tras quedar gravemente herida -y en estado de coma- luego el atentado al CAI de Arborizadora Alta, en Ciudad Bolívar.

Salomé, que sufrió los percances del fuerte estallido de la bomba, murió en horas de la mañana del pasado lunes, producto de un politraumatismo y un trauma craneoencefálico que padeció al ser recluida en el Hospital Meissen.

NotiCentro 1 CM& estuvo presente en la institución donde estudiaba la menor, donde profesores, estudiantes y el resto de la comunidad educativa rindieron tributo a la memoria de la pequeña.

Algunos de los estudiantes -los más pequeños- no entendían porque en las paredes de su colegio estaban adornadas con fotos de Ivanna Salomé, su compañera.

También puedes leer: Bogotá vivió pánico por un supuesto carro bomba en el norte de la ciudad

Sin embargo, los estudiantes estuvieron presentes en la ceremonia de homenaje de la pequeña, con flores blancas, peluches y carteles en rechazo a la violencia. Algunos de los testimonios causaron conmoción entre la comunidad.

“Para mí es muy dolorosa la muerte de una niña de transición. Por eso, no a la violencia. Sí a la justicia, sí a la vida, sí a la paz”, dijo una de las estudiantes del colegio, entre lágrimas.

Vecinos de Salomé, que también asistieron a su colegio, hablaron de la niña.

“Yo la recuerdo, que ella vivía allí en mi cuadra. Fue una niña muy juiciosa, muy hiperactiva. El único recuerdo que tengo de ella, presente en mi corazón, es que ella salía con la mamá y me decía: ‘Chao vecina’, porque yo era la única que me hablaba con la familia”, cuenta Lizeth Bernal.