Ante la muerte de cinco personas por COVID-19 en las cárceles La Picota y El Buen Pastor, así como la existencia de 412 personas contagiadas en estos lugares, la Personería de Bogotá hizo un llamado para que los responsables de estos establecimientos informen la situación actual de salud, no oculten información sobre el tema y tomen medidas inmediatas para proteger la vida de las personas privadas de la libertad, guardias, personal administrativo y personal médico.

En El Buen Pastor, desde el 6 de julio, se conocen 12 casos de COVID-19, en La Picota a la fecha informan de 400 personas del patio cinco contagiadas, se evidencia la escasa atención médica y sanitaria, no hay lugares adecuados para el aislamiento, no se está realizando búsqueda activa. Se pone en riesgo la vida e integridad de personas y su salud integral.

El Ministerio Público Distrital tiene conocimiento que en El Buen Pastor no han permitido, en ocasiones, la entrada de funcionarios de la Secretaría de Salud para realizar su trabajo de inspección, prevención y vigilancia en salud pública.

Tampoco han sido transparentes en el suministro de la información, (según quejas de organizaciones civiles defensoras de derechos humanos y familiares de los privados de la libertad) y la situación de salud en que se encuentran las personas internas, no hay toma de pruebas ni medidas efectivas para combatir la propagación del COVID-19.

Publicidad