El desprendimiento de piedras que se registró el pasado domingo 19 de agosto en el punto conocido como el Puente de la Virgen, se ha vuelto un verdadero dolor de cabeza para los habitantes de Fómeque, Choachí y Ubaque pues durante casi todo el día, por riesgo inminente según la Concesión Perimetral Oriental de Bogotá, la vía presenta cierres intermitentes y un cierre total entre las 5 p.m. y las 6 a.m.

“Las personas que trabajamos en Bogotá, o nos desplazamos de Bogotá a Choachí, cumplimos horario de oficina que es hasta las 5:30 p.m. y no alcanzamos a llegar”, indicó Fabián Arcos, habitante de Choachí.

Dicen los afectados, quienes han realizado protestas pacíficas, que a pesar de las reuniones con la concesión y hasta con el viceministro de Insfraestructura, Manuel Gutiérrez, nada ha cambiado.

Las vías alternas que se propusieron se encuentran en muy mal estado. “Por ahí no pasa ni un caballo, como usted lo puede ver mi vehículo es normal y no podría pasar por ahí”, contó Arcos.

Por ahora esperan soluciones urgentes y de fondo para esta problemática que hoy, según ellos, los tiene atrapados y con pérdidas millonarias para comerciantes que abastecen de muchos productos a la capital del país.