La Contraloría General de la República precisó este lunes al operador del relleno sanitario Doña Juana, a la ANLA, la Superintendencia de Servicios y la UAESP, que precisen la condición de estabilidad geotécnica en la que se encuentra el relleno luego del evento de deslizamiento ocurrido el pasado martes 28 de abril.

El ente de control reveló que, según lo que ha podido establecer con la ANLA, el operador no reportó oportunamente información geotécnica relevante del proceso de inestabilidad en marcha, que concluyó con el deslizamiento.

Publicidad

Además, la Contraloría planteó la posibilidad que, en conjunto con la Fiscalía y la Procuraduría, adelanten acciones conjuntas para establecer las posibles causas y situaciones relacionadas con esta emergencia.

La Contraloría cree necesario evaluar el Plan de contingencias del relleno Doña Juana y, en forma preliminar, dice que éste presenta debilidades.

Así mismo, en los procesos de auditoria que ha adelantado la Contraloría sobre varios rellenos sanitarios del país ha detectado problemáticas administrativas, operativas, ambientales y de estabilidad, así como debilidades en cuanto a la gestión integral de residuos sólidos y hospitalarios y falencias en los planes de contingencia.

En varias de sus auditorías, el organismo de control ha detectado diferentes problemáticas administrativas, operativas, ambientales y de estabilidad del Relleno Doña Juana, así como de otros rellenos del país.

En las auditorías practicadas desde la 2017, en relación con el relleno Doña Juana, se han determinado situaciones como la carencia del permiso de vertimientos, incumplimientos del operador del relleno Consorcio Gerenciamiento Relleno Doña Juana (CGR DJ) en relación con las obligaciones de la licencia ambiental, desatención reiterada por parte del operador a los informes de la interventoría y deficiencias en labores de mantenimiento y en obras de manejo requeridas para la adecuada operación del relleno, entre otras.