El Tribunal Superior de Bogotá declaró la ilegalidad de la huelga de trabajadores de Aguas de Bogotá, la empresa pública de la capital que hasta el 12 de febrero se encargó de la recolección de basuras.

El cese de actividades impidió la normal operación de los vehículos compactadores, afectando el servicio, por lo que la magistrada ponente declaró responsables de la emergencia sanitaria a los 4 sindicatos de la empresa (Asodetrapul, Sintraguas, Sintraemsdes y Sintraasdecol) en el entendido que la recolección de residuos es un servicio público esencial por lo que no se puede suspender.