La Personería de Bogotá denuncia que encontró improvisación e irregularidades en la construcción del bicicarril en la calle 13, entre las carreras 135 a la 100, que tuvo un valor total superior a los $2.757 millones.

El Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) primero contrató, el 29 de mayo 2020, por un valor total de $1.511 millones, de los cuales se ejecutaron, $899 millones, para la instalación de barreras de segregación en concreto tipo New Jersey, con el propósito de adecuar un bicicarril en la calzada del corredor de la calle 13, entre las carreras 135 a la 100.

 

Lea más: Presidente de la JEP celebró decisión de la Corte de tumbar cadena perpetua para violadores de niños

 

Además, la Secretaría Distrital de Movilidad realizó una inversión de $479 millones para el control semafórico y señalización del tramo, con una inversión total de más de $1.378 millones. La obra terminó en diciembre de ese año.

El Distrito, un mes después, en enero de 2021, ante la grave afectación en la movilidad vehicular en el sector, ordenó quitarlos y direccionó de nuevo la construcción, ahora con andén y sobre una zona de reserva vial al costado de la calzada existente, con la Unidad Administrativa Especial de Rehabilitación y Mantenimiento Vial (UAERMV), por $1.378 millones.

 

Lea también: Desempleo en EE. UU. bajó al 5,2 % en agosto

 

El Distrito planteó construir la obra desde la Avenida Boyacá hasta la carrera 135, sin embargo, sólo la realizó a partir de la carrera 97.

Un tramo de la obra podría ser construida en 2023, si el Distrito decide prolongar Transmilenio por la calle 13, de la carrera 50 hasta la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), según contrato de consultoría para una solución definitiva al problema de movilidad del sector.

 

Conozca más: Seis heridos en Nueva Zelanda en un ataque inspirado por el Estado Islámico

 

De acuerdo con la Personería, esta “falta de planeación, que no tuvo en cuenta los diseños existentes y ejecutó el proyecto en dos oportunidades, con la consecuente pérdida de recursos públicos, se constituye en una presunta irregularidad disciplinaria y detrimento patrimonial”.

Por lo cual, el Ministerio Público Distrital inició una indagación preliminar para determinar los responsables y enviará copia a la Contraloría de Bogotá para la investigación fiscal correspondiente.