Este miércoles realizaron un desalojo en el barrio Santa Fé, centro de Bogotá, en la calle 22a entre carreras 17 y 18.

Las 48 personas, 26 niños y 22 adultos desalojados son miembros de una comunidad embera Katío, procedentes de Bagadó, municipio del Chocó.

Desde hace un tiempo esta comunidad vive en Bogotá en una de las pensiones que está ubicada en el sector del barrio Santa Fé.

El motivo del desalojo se realizó porque llevaban 15 días sin pagar arriendo y pese a que la alcaldía de los Mártires dijo que de acuerdo con el Decreto 903 en el Artículo 6, no se puede desalojar a nadie del lugar donde vive, esta comunidad está en la calle sin un lugar a donde ir, sin alimento, ni medios económicos para mantenerse, ya que no han podido trabajar por las medidas de aislamiento dictadas por el Gobierno nacional.

Precisamente, este martes el ministro de Vivienda y el presidente Iván Duque afirmaron también que en estos momentos no se puede desalojar a nadie.

Un vocero de esta comunidad pidió a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López su ayuda para solucionar esta situación.

Igualmente, ciudadanos venezolanos pasan una situación similar, ya que llevan muchos días viviendo en la calle y buscan alguna solución.

Hasta el momento ninguno de los responsables de las pensiones donde se paga a diario se ha pronunciado.

La Policía Nacional, la Personería y la Oficina de Asuntos Étnicos llegó al lugar para tratar de solucionar esta situación. Vecinos del barrio Santafé han brindado alimentos para ayudar a esta comunidad indígena desaloja.

El director de la Oficina de Asuntos Étnicos, aseguró que se hicieron las gestiones para brindarles alimento y alojamiento a esta comunidad este mismo miércoles.

Este miércoles en la tarde la Secretaría de Gobierno anunció que la comunidad indígena será trasladada a una fundación, donde se les brindará hospedaje y alimentación.