Luego de varias inspecciones del personal antiexplosivos de la Policía de Bogotá, en la carrera 50 con calle 44, ante un llamado de la comunidad por un posible artefacto explosivo en una maleta abandonada, se descartó cualquier amenaza de bomba.

Aproximadamente sobre el medio día fue dejada una maleta verde, que obligó a las autoridades a cerrar el paso de vehículos en sentido sur-norte y norte-sur, por toda la carrera 50, así como la suspensión del paso peatonal, mientras el robot de la Policía inspeccionaba el paquete, el cual determinó que el interior del equipaje se encontraba vacío.

Entretanto, el secretario de Seguridad, Daniel Mejía, a través de su cuenta de Twitter, descartó oficialmente cualquier amenaza de bomba en el sector.